Home
Expediciones 2012
Nuestra Montaña Facebook
Videos Nuestra Montaña
  English  | Deutsch | Français
Expediciones Información Testimonios Servicios Contáctenos
email email Registro de nuevas rutas Montaña Nuestros guías de Montaña

foto:Sergio Ramírez Carrascal  
IIniciando los rapeles en el Yanapaccha - Cordillera Blanca
foto:Sergio Ramírez Carrascal
 

21 de Noviembre 2011

CORDILLERA BLANCA: PARAISO ANDINISTA

La cordillera de los andes que atraviesa el Perú, tiene una impresionante longitud de casi 1500 km., siendo unos 200 de ellos, un sector muy conocido de esta cadena: La cordillera Blanca, ubicada al nor este de Lima (capital de Perú).

Lionel Terray, visionario alpinista Francés en los años 60,  ya definía a uno de estos “nevados” como:  la montaña imposible…, se refería al Chacraraju (6112 m.), donde el mismo dirigió una expedición a la arista nor este, realizando la primera apertura a esta imponente montaña.
Años más tarde, alpinistas de nivel como J. Bouchard, Nicolas Jaegger, Pavle Kozjek o Rene Desmaison firmaban espectaculares primeras por casi todos sus flancos.

La atracción fue inmediata, Renatto Casarotto, Agostino Da Polenza, Casimiro Ferrari, Charlie Fowler, Tomo Cesen, R. Paragot, Alex Lowe, entre otros, acudieron al “llamado de la montaña” y nos regalaron líneas impecables en varias montañas, sumándose a ello, la visita actual de montañistas como Steve House, Marko Prezelj, Jordi Corominas, Silvio Karo, es decir, todos ellos y otros, siguen sucumbiendo al encanto desafiante de la cordillera Blanca.

ACCESO:

Aeropuerto internacional Jorge Chávez de Lima, destino obligado de todos los vuelos internacionales. En Lima existen algunas compañías de trasporte fiables para realizar el viaje de 8 horas hasta la ciudad de Huaraz (3100 m.), centro neurálgico de todas las expediciones a las cordilleras Blanca y Huayhuash. Existe además una aerolínea con vuelos diarios a Huaraz (1 hora). El vuelo en la pequeña avioneta es impresionante si tenemos tiempo despejado.

Huaraz es una ciudad multifacética, sus desordenadas calles, enorme crecimiento demográfico y eterno ambiente de fiestas y procesiones, combinado con la calidez de su gente, la convierten en una ciudad de mucho interés. Antes del terrible terremoto de 1970, en que aún se le podía llamar un pueblo de montaña, con sus calles estrechas o casas con tejados, Huaraz apenas superaba los 20 mil habitantes, hoy en día la ciudad y alrededores suman más de 120 mil, con tendencia al incremento por el desarrollo comercial de esta ciudad.
Actualmente Huaraz cuenta con todos los servicios, llámese infraestructura hotelera, bancos, restaurantes, policía, transporte y por supuesto agencias de viaje y un organismo del estado SERNARP (Servicio nacional de áreas naturales protegidas) que es el ente veladora del parque nacional Huascarán, creado en 1975 y donde precisamente, se ubica la cordillera Blanca.

El boom turístico o comercial  en temas de montaña se inicia a finales de los años 70, con la creación de la escuela de guías de Huaraz y la necesidad de organizar las numerosas expediciones que tuvieron como objetivo montañas de ese sector. Lamentablemente, durante mediados de los años 80, el terrible terrorismo que asoló todo el Perú, diezmó el turismo en todo su apogeo y Huaraz pasó a ser de una ciudad turística y montañera, a un lugar asolado por los cortes intempestivos de Luz y explosiones en los alrededores. Felizmente esta situación se acabó por completo y a mediados de los años 90 el turismo de montaña ha resurgido espléndidamente, junto con la afición interna que poco a poco está ganando más adeptos en cuanto a nivel deportivo se refiere.

EL MACIZO:

Con casi 200 km de longitud y 30 de ancho, la cordillera Blanca, conformada por enormes bloques de granito, nieve, hielo y por supuesto mágicas lagunas en sus faldas (llegan casi a 300), , se presenta ante el montañista con un enorme potencial deportivo y por supuesto laboral, para quienes viven a sus alrededores.

Generalmente los vehículos nos trasladarán a los poblados de donde se inician las marchas de aproximación a los campos base de las montañas elegidas. Allí existen asociaciones de arrieros que nos trasladaran todo el material hasta el mismo campo base y también se puede pactar con ellos el regreso, en este caso no es necesario hacer un prepago. Los costos son de USD 5.00 por cada burro y USD 10.00 por arriero. Un arriero lleva hasta 5 burros por viaje. Adicional a ello, hay que incluirle su refrigerio del día y si vemos que hizo un trabajo con nuestros equipajes, una propina al volver no les caerá mal.

Igualmente existen asociaciones de porteadores y cocineros que nos pueden acompañar a las montañas por unos USD 25 - 30 por día. No incluye sus comidas, pero si todo su equipo de montaña si hay que pisar nieve con ellos. El tema de las agencias, guías y autorizaciones lo veremos al final del artículo y resultará de vital importancia para no ser estafados.

La mejor temporada para visitar la cordillera Blanca es entre abril y septiembre, siendo los mejores meses, en teoría, entre junio y agosto. Ahora bien, el brutal cambio climático que se presenta en todo el mundo; y esto lo puede corroborar cualquier lector del artículo, ha hecho que la cordillera Blanca no sea la excepción. Por ejemplo, las temporadas 2008 y 2009 fueron bastante secas en cuanto a precipitaciones, por lo que muchos glaciares sufrieron cambios inesperados durante la misma temporada supuestamente “seca” en que se presentaron fuertes lluvias o intensas nevadas que convertían, tras una tarde de fuerte calor, en una verdadera trampa de nieve floja algunos glaciares, causando avalanchas, apertura de grietas, desaparición de zonas nevadas y por ende algunos accidentes.

Resulta totalmente desaconsejable fiarse de las guías o manuales ya existentes donde nos indican con absurda precisión las condiciones de alguna montaña, incluso las más clásicas. La mejor información que obtendremos es al momento de ascender al campo base de nuestro objetivo y conversar con la gente que está bajando. El mismo concepto debe aplicarse a las predicciones meteorológicas. Existen tantas quebradas o valles, que mientras que a una le puede estar cayendo una tormenta de nieve y lluvia tan brutal, en la próxima a unos cuantos kilómetros de distancia e incluso vista desde Huaraz, el intenso sol le estará ofreciendo una tarde impecable.
Dicen que los pobladores de las montañas son los mejores meteorólogos, pero actualmente, hasta ellos fallan.
El barómetro es un buen indicador de cambios de tiempo, hay que estar al tanto y dar credibilidad si vemos un cambio extremo en la presión atmosférica si estamos en una tarde soleada. Seguro que el mal tiempo vendrá muy pronto o viceversa claro.
El periodo de mal tiempo suele durar unos 2 o 3 días en la temporada invernal o “verano andino”, presentándose un periodo estable de una semana o más.

Siendo una cordillera tropical, las temperaturas en esta zona fluctúan entre los 5º y 15 º encima de los 5 mil metros durante el día, descendiendo al amanecer a 0º, ó incluso menos en alturas superiores a 6 mil metros. Se han registrado temperaturas de 25 , 30 º C en algunos glaciares sin viento y con cielo despejado. Al mismo tiempo se han registrado temperaturas de -20 ºC, por ejemplo en el campo 2 del Huascarán a unos 6 mil metros.

El estado de la nieve según la ubicación de las mismas dependerá de la previa época de lluvias. A finales del 2009, estas han sido muy escasas, por lo que las condiciones de los glaciares son bastante inciertas. Si bien hubo días que incluso cayó granizo en Huaraz (fenómeno casi imposible hasta hace unos años a estas alturas, 3100 m.), éstos no compensan la recuperación de los glaciares y menos aún alientan al buen estado de algunas rutas de montaña clásicas en la cordillera Blanca. Vuelvo a reiterar que la mejor información la obtendremos de gente que vienen bajando de las montañas.

A mediados de temporada las montañas más clásicas tendrán la ruta bastante marcada y excepcionalmente se borrará la misma. Para objetivos con dificultad media en adelante, será improbable ver alguna huella. Una de las ventajas de escalar en la cordillera Blanca, es que existen tantos objetivos, incluso vías normales, que es poco probable encontrarse con demasiada gente, excepto claro, tener la mala suerte de coincidir con un grupo encabezado por algún guía de la vieja guardia que literalmente manda “coser” de cuerdas fijas algunas paredes tan bonitas para escalar como la del Alpamayo y claro, le quita todo el encanto a otros montañistas que se encuentren al mismo tiempo. Felizmente este tipo de guías, al menos en Perú, están en vías de extinción.

OBJETIVOS

La Quebrada Ishinca, es sin lugar a dudas la toma de contacto con la cordillera Blanca, su relativa cercanía de Huaraz , 1 hora al nor este, hasta el poblado de Pashpa (3600 m.) nos pondrá en clara perspectiva, el funcionamiento real de toda la logística para futuras expediciones. Desde un mismo campo base, se pueden realizar 3 ascensos, 2 cinco miles y un seis mil de moderada dificultad.
4 horas de tranquila caminata hasta los 4360 m. del campo base nos pondrán en contacto con la altura. Desde el mismo campo base se observa la ruta de ascenso al Urus (5450 m.) el cual se realiza caminando en unas 5 - 8 horas de ida y regreso. Lo más exigente resultará la enorme arista para llegar al glaciar, resulta bastante empinada. Hay que ir con tranquilidad a fin de lograr una buena aclimatación.
Algunos años la nieve escasea en la cumbre del Urus, por lo que será necesario quitarse los crampones para alcanzar el final.
El siguiente objetivo, Ishinca (5530 m.) presenta similar dificultad y es posible subir por su arista norte y bajar por la sur, es más largo pero excepcionalmente espectacular en cuanto a paisaje, presenta a mitad de ruta curiosas formaciones de hielo y gigantescas figuras geométricas que obligaran un alto en el camino a fin de captar las mejores imágenes de la zona. Tras ascender una rampa algo empinada se accede a su pequeña cumbre con vista excepcional a la cara este del Ranrapalca, un próximo proyecto de dificultad.
El tercer objetivo, Tocllaraju (6034 m.), se presenta como una pirámide gigantesca con acceso por su arista nor oeste que culmina en la base de una pared de hielo de unos 70 m. a 70 º algo aérea. Para esta montaña el equipo debe ser completo. La vista desde cualquiera de las 3 cumbres resulta indescriptible. Para el “Toclla” hay que realizar un campo de altura a unos 5000 m. Recomendamos realizarlo apenas ingresar al glaciar bajo un enorme muro rocoso que nos brindará protección contra el fuerte viento que se puede presentar en esta montaña.

La Quebrada Llanganuco presenta de igual modo una serie de montañas de todo nivel, desde el famoso Pisco (5752 m.) con la mejor vista de la cordillera Blanca, al que se sube prácticamente caminando y nos será además de mucha utilidad para otras montañas de la zona como el recientemente popular Yanapaccha, que con su espectacular cara oeste ( 200 m.) se está convirtiendo en todo un clásico por lo excelente de su ruta ( 55 - 60 º) , su cumbre a casi 5400 m. y la espectacular vista hacia la cara oeste del extremo Chacraraju. Para ambas montañas 5 o 6 días son suficientes.

Para cerrar con “broche de oro” esta zona, podemos dirigirnos al Chopicalqui (6354 m.) y ascender en 4 días este impresionante macizo que une una de sus aristas con el Huascarán (6768 m.). Es necesario realizar un campo de altura (5200 m.) y desde allí realizar una inmensa travesía por su arista sor oeste hasta alcanzar una zona bastante expuesta que conduce directamente a la cumbre principal.

El gigante de la cordillera Blanca, la montaña tropical más alta del mundo, el guerreo dormido, el techo del Perú, en fin, el Huascarán (6768 m.) tiene tantos calificativos, bien ganados por cierto, que resulta uno de los objetivos primordiales de todo montañista. El acceso a Musho (3400 m.) poblado para iniciar la marcha de aproximación, es de igual modo bastante sencillo, muchos taxis e incluso servicio público van sin problemas y existen pequeños alojamientos si queremos alejarnos de la ciudad.

Como en las quebrada Ishinca y Llanganuco, existen asociaciones de arrieros y porteadores, por lo que no tardaremos mucho en conseguir soporte. Unas 5 horas toma llegar al campo base ( 4200 m.) atravesando un bonito bosque de eucaliptos y quenuales, árbol típico de las alturas andinas en Perú. Desde allí podremos planificar nuestra estrategia de ascenso. La mejor opción es el conocido “estilo alpino” tardando unos 6 días normalmente de ida y regreso. Los campos se ubican a 5200 m. (campo 1 ), 6,000 ( campo 2) siendo necesarios 3 campos en nieve, dos en la subida y uno de regreso. Hay que tener especial cuidado en la zona de “la canaleta” entre al campo 1 y 2, salir muy temprano, antes que le caiga el sol. Toda la ruta se ubica en la cara oeste de esta montaña, que presenta también una cumbre norte de 6655 m. y se ataca desde el mismo campo 2 que para la cumbre sur o principal.

El ascenso es netamente glaciar, presentando puentes de hielo y gigantescas grietas que surcar. Eventualmente se presentan paredes de hielo entre el campo 2 y la cumbre, por lo que hay que tener al menos un piolet de tracción o técnico por persona y suficiente cuerda para un posible rapel de retorno.

Tener mucho cuidado con los seracs, principalmente entre el campo 1 y 2 y a mitad de la ruta a la cumbre. Los desprendimientos han sido la principal causa de los accidentes en esta montaña.

Uno de los objetivos más buscados es sin dudas el Alpamayo, cuya vista desde la quebrada Jancarurish, una pirámide perfecta, mereció el título de “la montaña más bella del mundo” en 1966 durante un concurso fotográfico realizado en Alemania.

El acceso es desde el cálido poblado de Cashapampa (2900 m.) desde donde, luego de 2 días de excelente y tranquila macha sobre calurosos y verdes valles, se alcanza el campamento base (4600 m.) un lugar de ensueño rodeado de  un misterioso bosque de quenuales y un precioso lago muy cerca del emplazamiento.
Alcanzar el campo 1 (5200 m.) es ya una exigencia. Hay que atravesar la morrena, el inmenso glaciar y superar una pared de unos 70 metros para colocarnos sobre una gigantesco plateau donde tendremos a vista la cara sur oeste del Alpamayo y sus innumerables canaletas de acceso a su pequeña y afilada cumbre principal, elevada a 5947 m.s.n.m.

Existe una polémica sobre las rutas “Ferrari” y “Francesa”, la cual indica la errónea denominación a cada una, es decir, la Francesa, es en realidad la Ferrarri y viceversa.  Cualquiera que sea la vía original, ambas se presentan como objetivos interesantes, más aún, la Francesa, con 450 m. e inclinaciones de 60 - 75º y una perfecta salida directa a su cumbre central.
6 días son necesarios para esta montaña, y si planeamos hacer un excelente “doblete” podemos optar por quedarnos un día extra en el campo 1 y ascender los 500 m. de la cara norte del Quitaraju (6036 m.) ubicado al frente del Alpamayo.
La excelente calidad del hielo, hace que para el ascenso los tornillos sean un material indispensable para los 7 largos de cuerda y optaremos por realizar abalakovs para los rapeles de bajada. Innecesaria describir la vista de la cumbre, simplemente excepcional.

REGLAMENTACIONES Y PERMISOS

Durante el año 2004 se aprobó un “reglamento de uso turístico” en el parque nacional Huascarán, el que incluye la cordillera Blanca por supuesto. Entre otros puntos, el reglamento “obliga” a todo visitante a contratar agencias de viaje y/o guías de montaña para transitar en las inmediaciones de la cordillera, emulando la reglamentación existente en Cusco, específicamente para el acceso al trekking del camino Inca a Machu Pichu. La idea planteada fue muy buena en principio, ya que se intentaba organizar el servicio turístico que iba de mal en peor para esos años, pero en el fondo trastocaba el principio fundamental del montañista independiente, la libertad. Este punto no fue considerado por quienes elaboraron este reglamento, ninguno montañista por cierto. Las protestas no se hicieron esperar, increíblemente exceptuando Huaraz, quienes vieron un enorme potencial de gente llegando a contratar servicios de agencias y guiados por obligación. Ningún error más grave, a la fecha, inicios de temporada 2010, las estadísticas muestran una disminución del flujo turístico en cuanto a montaña se refiere en la cordillera Blanca.
Todo esto sumado a los argumentos sustentables que se hizo ver a las autoridades recientes del parque nacional Huascarán, hizo que ellos mismos consideren el libre ingreso de montañistas independientes a la cordillera, exigiéndoles apenas demostrar la pertenencia a un club de montaña federado del país de origen y por supuesto hacer el pago de ingreso al parque (USD 25.00) el cual se extiende por un mes calendario.

Es decir, a pesar que la ley existe como tal, ésta no se cumple en la práctica, por ello, quienes deseen ir por libre a escalar, repetir alguna vía, aperturar rutas o simplemente hacer trekking, deben acercarse a las oficinas del parque nacional Huascarán en Huaraz y solicitar el permiso correspondiente, el cual es inmediato y gratuito. No es obligatorio contratar ningún tipo de servicio.

Uno de los aspectos positivos de la reglamentación fue que, a raíz de su publicación, muchas agencias, guías, auxiliares de montaña y todos aquellos quienes realizan labores dentro del parque nacional Huascarán, se tuvieron que poner “a ley” , favoreciendo que el servicio turístico mejore, ya que los controles son estrictos y los permisos se renuevan cada año. El mal servicio y estafas han disminuido considerablemente.

RESCATES Y GUIADOS

El tema de los rescates es bastante complicado en Huaraz, existen 2 unidades, el de la casa de guías de Huaraz y el de la policía nacional del Perú, quienes usualmente trabajan en conjunto, siendo la primera más efectiva técnica más no operativamente. Ellos confirman que el tema de los seguros esté acordado previamente.
La policía nacional en cambio no exige tantos requisitos, pero el nivel técnico aún está en desarrollo y es posible que no puedan ingresar a zonas de alta dificultad, donde generalmente se presenta un accidente.
Se recomienda elegir una ruta de acuerdo al nivel técnico que se posee y avisar a las autoridades correspondientes, la policía nacional o la casa de guías de Huaraz, si haremos un itinerario de alta dificultad.
Las estadísticas muestran un número muy bajo de accidentes en la cordillera Blanca en contraste con la cantidad de visitantes que se desplazan en la montaña, por lo que tener un seguro de vida y contra accidentes en montaña es también de vital importancia.

Un guía de montaña siempre brinda la seguridad del caso en cualquier ascenso. Huaraz, como “capital” del montañismo en Perú, cuenta con una escuela de guías de montaña (AGMP) certificada por la Unión internacional de guías de montaña (UIAGM) la primera en Sudamérica y que forma personal suficientemente calificado para las vías de montaña más concurridas de la cordillera Blanca y en algunos casos, algunos de sus miembros más activos, realizan rutas de alto compromiso llevando clientes. Informarse bien al respecto, ya que incluso, algunos guías certificados muchos años atrás, ya no tienen suficiente nivel técnico para encarar montañas de alta dificultad.

Existen además guías oficiales de turismo que realizan labores de guiado en trekking y algunos en montaña. Aunque legalmente esta segunda profesión no existe como tal en Perú, debido a la alta demanda de gente durante la temporada, ellos pueden llevar grupos a rutas de montaña clásicas.

Cerciorarse siempre cual de los 2 guías nos acompañará a la montaña y si cuentan con el permiso respectivo del parque Huascarán para realizar dicha labor.

SERVICIOS TURISTICOS

Como es lógico, en toda la periferia de Huaraz, principalmente en la avenida Luzuriaga, colindante con la plaza de armas de la ciudad, existen un sin número de agencias de viajes que ofertan todo tipo de servicios en cuanto a deportes al aire libre se refiere, incluyendo ascensiones por supuesto. La gran mayoría de éstas ofrece un pésimo servicio, principalmente por el personal con el que cuentan. Los reducidos presupuestos que ofertan, les obligan a contratar personas que no tienen certificación de guías y realizan pagos realmente inescrupulosos a sus eventuales trabajadores (arrieros, porteadores, cocineros, etc.).
Aunque existen controles estrictos de ingreso a las principales quebradas o valles para inicios de trekking a ascensiones, muchas veces estas personas se las ingenian para hacer ingresar a sus eventuales clientes sin realizar el pago correspondiente o registrarse. Situación peligrosa en demasía de ocurrir algún accidente.

Es muy fácil obtener información actualizada de un guía, porteador, arriero o cocinero, así como alguna agencia de viajes. Simplemente hay que dirigirse a la oficina del parque Huascarán y solicitar si cuenta con el permiso respectivo. Otra alternativa es ir a la oficina de información turística (PromPerú)y consultar al respecto.
Mucha precaución ya que si alguna persona es estafada, la policía nacional no puede hacer absolutamente nada por ella.

Más aún para los guías de montaña y aspirantes. Dirigirse a al casa de guías de Huaraz y consultar su situación laboral y sobre todo deportiva. Las nuevas generaciones de guías llevan un concepto diametralmente opuesto a sus antecesores, quienes no conciben ir a la montaña sin recibir remuneración alguna. Siempre un deportista profesionalizado como guía de montaña nos ofrecerá una mejor perspectiva de esta actividad.

Mención aparte requieren muchas agencias “on line” que pueden existir en la red, casi todas tienen el mismo formato de diseño y legalmente no existen, es decir, no se encuentran registradas ni siquiera en la recaudadora de impuestos del país.
Evitar en todo momento ofertas de gente que se les acerque en la calle o en los terminales de buses será vital para que nuestro viaje sea seguro y sin contratiempos.

La cordillera Blanca está allí, sus montañas, quebradas, lagunas y desafíos que muchas veces nos pondrán obstáculos casi infranqueables ya sea técnica o psíquicamente, pero el montañismo es así, siempre habrán retos que cumplir, de ahí un antiguo proverbio oriental que reza: .. quien solo camina con sol, jamás llega a su destino …

 

Sergio Ramírez Carrascal
nuestramontana.com




Ascenso Chachani - Coropuna, Arequipa
Ausangate : Montaña sagrada - Ascenso en Cusco
Cordillera Blanca: Paraiso andinista
Mountain bike Huayllay - Canta
Huayhuash-mountain-bike
Patagonia
México
Montañas de Ecuador - Temporada 2009
Mountain bike san Mateo de Huanchor - Huancaya
Callejón de los Conchucos en mountain bike
Otra vez Huayhuash
Montañismo a nivel del mar
Travesía en mountain bike - 3 días a la costa
Ausangate
Temporada 2007
Carta de protesta de la UIAGM respecto al reglamento Parque nacional Huascarán
Aprueban reglamento Parque nacional Huascarán
El nuevo rostro de Huayhuash
El gato andino
Expediciones peruanas en el mundo
Recomendaciones para las temporadas de montaña en Perú
Reglamentación en el parque nacional Huascarán
Montaña y medio ambiente
Perú - tierra de montañas
Huayhuash - reserva natural
 
Noticias
Entrevistas
Resúmenes de temporada
Persoajes


Búsqueda rápida en nuestro web site a través de google

Google
 
 


 

 

 

 

 

 

 

 


Si desea publicar un artículo o desea mayor información acerca del éste, por favor escríbamos

Imprimir  | Recomienda esta página a un amigo  

....


NUESTRA MONTAÑA SAC - EXPEDICIONES DE MONTAÑA - VIAJES AL PERU Y SUDAMERICA
Oficina principal : HUARAZ - Mz G Lote 17 Urbanización Terrazas de Bellavista - Código postal (Zip) 043 / Teléfonos (51 43) 23 0038 - Móvil (51) 992 777742 - (51) 964 309467
DIRECCION POSTAL EN LIMA - Jirón Casma 224 Covida - Lima 39

web@nuestramontana.com / sergioalp@hotmail.com


© Nuestra Montaña SAC 1998 - 2017  | aviso legal  | protección de datos